Terapias de exposición y aprendizaje emocional

terapia-realidad-virtual

Como decíamos, la Realidad Virtual está avanzando a pasos agigantados durante los últimos tiempos. Su evolución es cada vez más rápida, y su repercusión en diferentes aspectos de nuestra vida diaria se está multiplicando. Apenas estamos empezando a vislumbrar la cantidad de aplicaciones que puede tener esta tecnología en nuestra vida, y al pensar en el futuro próximo vemos claramente algunos de los efectos que puede producir.

Uno de los campos en los que parece tener más potencialidad la RV es en el de la salud. Y es que trabajar con RV ofrece múltiples posibilidades de tratamiento para diferentes problemas de salud. Aquí vamos a echar un vistazo a cómo la realidad virtual puede ayudar a trabajar con algunos trastornos mentales.

Lo cierto es que la exposición en realidad virtual es una técnica que ha demostrado ya su eficacia para tratar trastornos que requieren un componente de exposición, como por ejemplo las fobias específicas, es decir, las fobias a ciertos elementos muy localizados, como por ejemplo las arañas o las alturas. Lo que ocurre es que hasta ahora su uso ha sido más bien discreto, debido a que era una tecnología muy exclusiva, a la vez que limitada. Pero con su popularización, se aspira a que se empiece a usar de manera masiva, y con muchas posibilidades.

Desde hace unos meses, el uso de la RV en el contexto de la terapia psicológica se está expandiendo a gran velocidad. En principio, su aplicación se ve muy clara para los trastornos de ansiedad, ya que proporcionan un contexto que el sujeto percibe como 100% real, de manera que está literalmente viviendo la experiencia, pero con la comodidad que proporciona el entorno de la terapia; pensemos en una persona con miedo a volar a la que se quiera exponer a la situación. Exponerle en RV será mucho menos costoso que la exposición real, la cual en ocasiones puede que directamente no sea posible.

Trabajar con RV también puede ayudar mucho a pacientes de Alzheimer, por ejemplo mediante el uso de dispositivos que permitan sentir al tacto los objetos del mundo virtual, como el desarrollado por la compañía española NeuroDigital Technologies.

Las posibilidades de aplicación de la RV son amplias, y pueden incluir trastornos como los del espectro autista, trastorno obsesivo compulsivo (TOC) o trastorno de estrés postraumático, por mencionar solo algunos. También se puede sumar a técnicas habituales, como meditación, control de respiración o EMDR.

Además el uso de la RV en terapia psicológica puede ser beneficiosa en el sentido de reducir tratamientos farmacológicos y fomentar terapias que vayan a la raíz del problema. Esto abre a su vez nuevas posibilidades, como poder superar los problemas de fobias usando solamente programas para ello, sin la intervención de profesionales. El tiempo nos mostrará hacia dónde evoluciona todo esto; lo que está claro es que las posibilidades son muchas.

Pero además de lo comentado, y como hemos dicho en entradas anteriores, exponernos a entornos virtuales de situaciones concretas nos permite un «entrenamiento» sobre cómo reaccionaremos ante esa situación, qué emociones tendremos y un largo etcétera que abre otro importante campo de uso: el entrenamiento y aprendizaje emocional.

En definitiva esto es lo que hacemos en Xperimenta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Categorías
Archivos
Comentarios Recientes

    don't call us.
    we will coconut
    you

    organic pop up market store is heading your way​